Tuesday, April 17, 2012

Testimonio de las Primeras Comunidades Cristianas


En la lectura de hoy del Libro de los Hechos de los Apóstoles vemos el pasaje del testimonio de esas comunidades cristianas y lo que significaban en aquellos días.

"La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos. Los Apóstoles daban testimonio con mucho poder de la resurrección del Señor Jesús y gozaban de gran estima", Hechos 4, 32-33.

Lo primero que observamos en esta cita es que ellos compartían sus bienes y muchos hasta lo dejaban todo para seguir a Cristo.  Esto iba acompañado del testimonio que daban los apóstoles sobre Cristo, que murió por nosotros para redimirnos de nuestros pecados y darnos la vida eterna.  ¿Qué mejores testigos que ellos mismos que fueron testigos presenciales de la resurrección de Cristo?

Definitivamente esto se daba en la Iglesia Primitiva porque llevaban a Cristo en su corazón y era el centro de sus vidas.  Tan era así que muchos estuvieron dispuestos a dar su sangre por Cristo.  Esos eran lo que no llevaban a Cristo en su corazón y dejandose llevar por la envidia y lo que decía la ley, perseguían y mataban cristianos.

Estos primeros cristianos dieron testimonio de las palabras que Jesús le continúa diciendo al fariseo Nicodemo durante el Evagelio de hoy según San Juan.  "De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todos los que creen en él tengan Vida eterna", Juan 3, 14-15.

Debe ser una cosa impresionante en aquella época, haber sido testigo de la muerte y resurrección de Cristo y e haber conocido a Cristo en persona.  Solo imagínense aquellos cristianos que compartieron con Cristo de tú a tú.  De esa misma forma compartimos con Cristo cuando hacemos la visita al Santísimo, la Hora Santa o el recibir la Sagrada Comunión, ya que es el mismo Cristo el que se hace presente entre nosotros.

¿O es lo que dice el hombre y la ley?  ¿O es lo que Jesucristo nos enseñó y nos instituyó?  Con Fe, con buenas obras y en la participación de los sacramentos es que llevaremos a Cristo en nuestro corazón será el centro de nuestras vidas y se manifestará en medio del prójimo.

Que la alegría de la Resurrección de Cristo sea motivo de nuestra alegría y testimonio de su presencia en nuestras vidas.  Dios les bendiga....

No comments:

Post a Comment